AÑO NUEVO 2016

A CADA CUAL SU FESTEJO

 

Las ciudades más cosmopolitas de los cinco continentes se preparan para decirle adiós a la Nochevieja y recibir el Año Nuevo. Cada una alista espectaculares y masivos festejos, de acuerdo a sus tradiciones. Monumentos, calles y avenidas serán engalanados de luces y colores para contar los últimos doce segundos del 2015.

 

CHICAGO

La “ciudad de los vientos” se ha preparado como nunca para eclipsar a su gran rival: Nueva York. “Chi-Town Rising” es el nombre de su celebración, la cual será transmitida en directo por la cadena NBC. Un magno y épico festejo al aire libre. A lo largo del río Chicago y las avenidas Michigan y Columbus Drive se montarán tres espectáculos musicales y fuegos pirotécnicos iluminarán los rascacielos. El clímax llegará a las 23 horas con 59 minutos. En lugar de dejar caer una esfera, como se hace en Nueva York, una gigantesca estrella luminosa se elevará sobre los cielos de la ciudad. La fiesta será patrocinada, entre otros, por una cervecería mexicana y una importante cadena de hoteles. La meta de las autoridades es comenzar una nueva tradición que incremente el turismo en la ciudad durante el invierno.

 

EDIMBURGO           

En la capital de Escocia el Hogmanay (como nombran al Año Nuevo) se celebra durante tres días consecutivos. Una pachanga apoteósica, acaso la más prolongada del planeta en estas fechas, ocupa el centro de la ciudad: bailes, desfiles de vikingos con antorchas y la presentación en vivo de dj’s y bandas de rock alternativo. El 31 de diciembre, en punto de las doce de la noche, la tradición escocesa ordena que se entone el Auld Lang Syne, una canción patriótica -su “cielito lindo”-, compuesta por el poeta Robert Burns en 1788. Y al día siguiente, la mañana del 1 de enero, darse un chapuzón en las aguas heladas del Loony Dook. Ésta última actividad deviene, literalmente, en un carnaval donde más de una festejante pierde el pudor junto con el sostén.

 

PARÍS

Con un colosal aparato de seguridad sobre sus fastuosos bulevares, puentes, plazas públicas y restaurantes, nada indica que los festejos en la ciudad luz corran el peligro de cancelarse a pesar del cercano eco de los atentados terroristas. A lo largo de los 2 kilómetros y medio de los Champs Élysées –del Arco del Triunfo a la Plaza de la Concordia-, miles de parisinos y visitantes de todo el planeta saldrán a recorrer las calles y brindar con champagne o, a falta de tal, lo que se deje. La Torre Eiffel volverá a iluminarse con espectaculares juegos pirotécnicos y los comensales de los restaurantes 58 y Jules Verne gozarán, a la vez, de la cocina de Alain Ducasse y una vista única del espectáculo. En el río Sena, se bailará una vez más sobre la cubierta del famoso Bateau Mouche La Gabarre. Y a media noche, los parisinos intercambiarán besos y papillotes “Solo Francia tiene París, una ciudad donde convergen todas las fibras nerviosas de la historia europea”, sentenció hace tiempo el filósofo alemán Federico Engels. Y brillará en todo su esplendor.

 

SIDNEY

En el otro hemisferio y en pleno verano, ésta es la primera gran ciudad del planeta en recibir el Año Nuevo. El espectáculo de luces y pirotécnica del Puente de la bahía de Sydney, con el Opera House como telón de fondo, es uno de los más impresionantes del planeta. Es común que la gente haga cola desde la primera hora del día 31 de diciembre para disfrutar la mejor vista en los Botanic Gardens, donde la entrada es gratuita, o en el histórico muelle de Sidney. Desde las 9 de la noche familias y visitantes llegan decididos a atrapar los quince fastuosos minutos de fuegos de artificio que estallan e iluminan el cielo de la ciudad en punto de la medianoche. Cada año se monta en el Puente una imagen alusiva a una obra de arte cuya identidad no es revelada hasta la víspera, motivo de un juego de adivinanza anual.

 

CIUDAD DE MÉXICO

Desde finales de noviembre las avenidas, monumentos y plazas más emblemáticas de la ciudad son decorados con juegos luminosos y figuras decembrinas. En cada una de las 16 delegaciones de la ciudad, así como en los tradicionales barrios de Coyoacán, Roma y Condesa, se llevan a cabo verbenas populares. La celebración más concurrida, sin embargo, es la llevada a cabo año tras año en la Plaza de la Constitución o Zócalo, a donde acuden miles de defeños y visitantes del interior de la República. A la medianoche las doce campanadas de la Catedral Metropolitana anuncian la llegada del Año Nuevo, que es recibido en medio de fuegos artificiales y proyecciones visuales sobre las fachadas de los palacios circundantes.

 

RÍO DE JANEIRO

Después del carnaval y los partidos de fútbol en el estadio de Maracaná, la festividad más importante de Río de Janeiro es el Reveillon, título oficial de la fiesta de Nochevieja carioca. Este año cumple 35 años de celebrarse en Copacabana y la avenida Atlántica. Ninguna crisis podría temperar el ánimo festivo de los cariocas: desde las seis de la tarde hasta bien entrada la madrugada, turistas y locales bailarán al ritmo de sambas y batucadas. El pachangón multitudinario, al que llegan más de 2 millones de personas, culmina con fuegos artificiales a medianoche. Durante 20 minutos 25 000 toneladas de productos pirotécnicos parten al cielo desde balsas colocadas a pocos metros de la costa. Para atraer la buena suerte, la tradición sugiere vestirse de blanco e ir al encuentro de Yemanyá, la diosa africana del mar, arrojarle flores e incluso adentrarse en las aguas del Atlántico. En 2015 Río de Janeiro cumplió 450 años de haber sido fundada y en 2016 acogerá los Juegos Olímpicos, por lo que los ojos del mundo estarán atentos a su festejo.